September 7, 2008 / 7:38 AM / 10 years ago

Primer ministro Tailandia dice no hay posibilidades de un golpe

Por Nopporn Wong-Anan

BANGKOK (Reuters) - El primer ministro de Tailandia dijo el domingo que no hay posibilidades de un golpe de Estado contra su Gobierno y que asistiría a la sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York este mes como está programado.

El último primer ministro electo de Tailandia fue removido de su cargo por un golpe de Estado militar, sólo horas antes de que hablara ante la Asamblea General de la ONU en una visita similar en el 2006.

“Iré a hablar a las Naciones Unidas, aún cuando Thaksin (Shinawatra) fue a hablar allí y no regresó,” dijo el primer ministro Samak Sundaravej en su transmisión televisiva semanal.

“Aún puedo manejar la situación,” agregó.

Samak enfrenta una campaña de tres meses para derrocarlo y miles de activistas que se oponen al Gobierno se encerrado en un recinto oficial, rehusándose a salir hasta que él renuncie.

El primer ministro ha ofrecido realizar un referendo sobre su mandato, pero los activistas de la Alianza Popular por la Democracia (PAD, por su sigla en inglés) han rechazado la oferta.

“El jefe del Ejército ya dijo que no hay razones para lanzar uno,” dijo Samak, refiriéndose a las especulaciones generalizadas sobre si el Ejército podría realizar un golpe de Estado, tal como lo ha hecho cerca de veinte veces desde que Tailandia terminó con una monarquía absolutista en 1932.

El sábado, el comandante supremo del Ejército, Boonsrang Niumpradit, dijo a Reuters que los oficiales de alto rango se habían reunido para discutir la crisis política del país y que nadie pensaba intervenir.

“Pero si sigue prolongándose así y la gente le sigue pidiendo al Ejército que lance un golpe de Estado, no sé qué pasará,” sostuvo.

Analistas dicen que la oferta de Samak de realizar un referéndum hace difícil que lo obliguen a renunciar mediante una intervención del Ejército o del reverenciado Rey Bhumibol Adulyadej, quien ha mediado en disputas en el pasado.

Samak, quien fue elegido en enero para liderar un Gobierno de coalición, es visto por muchos como una marioneta de Thaksin, quien ahora vive en el exilio en Londres.

Thaksin es admirado por los tailandeses del campo, que le dan grandes mayorías parlamentarias en agradecimiento por sus programas populistas, pese a que lo desprecia la clase media, el Ejército y los realistas de Bangkok, quienes se oponen a su agenda de modernización.

También fue acusado de abuso de poder y de corrupción mientras estuvo en el cargo.

El PAD, una agrupación variopinta de oficiales retirados del Ejército, realistas y académicos, también se describe como guardián del rey y se opone a un supuesto intento de Thaksin de convertir a Tailandia en una república, una acusación que negaron tanto Thaksin como el Gobierno. (Escrito por Raju Gopalakrishnan; Editado en español por Ricardo Figueroa)

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below