September 13, 2008 / 12:10 AM / 12 years ago

RESUMEN 6-Bolivia dialoga por crisis,estado de sitio en distrito

Por Carlos Alberto Quiroga

El Gobierno boliviano abrió el viernes un canal de diálogo con la oposición al reunirse con uno de sus principales rivales, mientras que declaró el estado de sitio en el distrito donde protestas contra los planes socialistas del presidente Evo Morales dejaron 10 muertos. El prefecto del sureño departamento de Tarija, donde están la mayor parte de las enormes reservas de gas natural del país, se mantenía a las 19.40 hora local (2340 GMT) reunido con Morales, en representación de los cuatro distritos de la oposición que radicalizaron sus protestas contra La Paz. Photo by Ivan Alvarado/Reuters

LA PAZ (Reuters) - El Gobierno boliviano abrió el viernes un canal de diálogo con la oposición al reunirse con uno de sus principales rivales, mientras que declaró el estado de sitio en el distrito donde protestas contra los planes socialistas del presidente Evo Morales dejaron 15 muertos.

El prefecto del sureño departamento de Tarija, donde están la mayor parte de las enormes reservas de gas natural del país, se mantenía desde las 19.10 hora local (2310 GMT) reunido con el vicepresidente Alvaro García Linera, en representación de los cuatro distritos de la oposición que radicalizaron sus protestas contra La Paz.

Entre reportes de radios de decenas de desaparecidos, el Gobierno declaró el estado de sitio en el norteño departamento amazónico de Pando, donde el jueves enfrentamientos a tiros y con machetes entre militantes opositores y campesinos oficialistas dejaron al menos 15 muertos y una treintena de heridos en lo que el Gobierno calificó de una “masacre.”

“En primer lugar se certificó la muerte de nueve personas, luego por varias fuentes se llegó a conocer que había otras seis personas fallecidas; hay algunos testimonios hablan de muchas más muertes,” afirmó a periodistas el viceministro de Coordinación de Movimientos Sociales, Sacha Llorenti.

Militares tomaron las calles de Cobija, la capital del distrito en manos de la oposición, donde el aeropuerto que estaba controlado por seguidores del gobernador local fue recuperado por la fuerza.

“La violencia promovida financiada por grupos racistas delictivos en Pando ha causado crímenes de lesa humanidad provocando la muerte de ciudadanos y la toma violenta de instituciones públicas y privadas,” dijo a periodistas el ministro de Defensa, Walker San Miguel.

La crisis alcanzó en las últimas horas niveles regionales, luego de que Venezuela expulsara al embajador de Estados Unidos en Caracas, en solidaridad con Morales, que ya había declarado al representante de Washington en La Paz como persona no grata acusándolo de aliarse con la oposición para derrocarlo.

El Departamento de Estado aseguró el viernes que la decisión de Venezuela y Bolivia era una muestra de “debilidad y desesperación” debido a los problemas internos. Como respuesta, Washington expulsó a los embajadores de ambos países.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, convocó para el lunes en Santiago de Chile a una reunión de emergencia a los mandatarios de Sudamerica para tratar el tema de Bolivia.

MILITARES EN ZONA DE CONFLICTO

El vice ministro de cordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenti, dijo que un grupo de militares llegó al aeropuerto de Cobija en Pando y retomó en la terminal aérea, que estaba tomada y bloqueada por los manifestantes.

Loorenti dijo que no podía confirmar la muerte de un civil por esta operación, como lo informó una radio local, pero afirmó que el avión militar Hercules en que llegó a Pando fue “ametrallado” por “sicarios” para evitar su aterrizaje.

Morales expresó disposición al “diálogo no sólo (...) con los prefectos, sino con la participación de alcaldes y distintos sectores sociales,” reiterando su propósito de realizar un referendo para aplicar una nueva Constitución socialista, que irrita a la oposición, a partir del 2009.

La oposición boliviana está parapetada en los distritos de la región oriental del país, en los que inició procesos de autonomía para oponerse a la nueva carta magna, que profundizaría la nacionalización de los recursos naturales y daría más poder a la mayoría indígena.

Desde hace dos semanas, las protestas se radicalizaron con cortes de rutas, violentas tomas de oficinas públicas y saqueos, especialmente en el departamento de Santa Cruz, donde la policía no puede controlar la situación.

“Nuestra presencia tiene que ver con nuestra voluntad clara de establecer las bases para un proceso de diálogo que permita concluir en un pacto, un acuerdo nacional, un proceso mayor de reconciliación nacional,” dijo al ingresar a la reunión en la casa de gobierno el prefecto de Tarija, Mario Cossío, quien también representa a las regiones de Santa Cruz, Beni y Pando.

Un portavoz explicó que Morales decidió no participar en el encuentro.

Las Fuerzas Armadas, que se han mostrado fieles al Gobierno, dejaron en claro que no aceptarían ninguna intromisión de tropas extranjeras en el país, adelantándose a cualquier ofrecimiento que el verborrágico Chávez pudiera hacer a su aliado Morales.

ALARMA EN LATINOAMERICA

El Gobierno de Brasil dijo que, junto con el de Argentina, seguía dispuesto a contribuir en la solución del conflicto de Bolivia y que no considera que el presidente Morales haya rechazado la mediación del llamado Grupo de Amigos de su país.

“Evo (Morales) llamó diciendo que aguardáramos e hizo lo mismo con (la presidente argentina) Cristina Kirchner,” dijo un ministro brasileño, quien pidió no ser identificado, sobre un contacto entre el mandatario boliviano y su amigo y aliado el gobernante brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

En Lima, los presidentes de Perú y Ecuador respaldaron a su par boliviano y calificaron los ataques contra Morales como “esfuerzos separatistas.”

Las protestas obligaron a cortar a la mitad el jueves, y durante varias horas, las vitales exportaciones de gas natural a Brasil tras el ataque a una estación de bombeo, la cual fue restablecida después casi en su totalidad.

ESCASEZ

En Santa Cruz, plaza fuerte del movimiento opositor, se sentían las consecuencias de más de dos semanas de bloqueos de carreteras y violencia callejera, con la escasez de alimentos y combustibles y saqueos de oficinas del Gobierno nacional.

Autoridades regionales admitieron que había escasez de alimentos debido a los bloqueos “autonomistas,” a los que se sumaron cortes de vías por grupos oficialistas en la región productora de coca de Chapare.

“Los dos (por el Gobierno y los autonomistas) son igual de culpables (...) Tienen que sentarse a negociar sí o sí. Yo no estoy con la autonomía o con el Gobierno. Me da igual. Yo lo que quiero es paz,” dijo América Quiroz, ama de casa y madre de tres hijos, sentada en un banco en una plaza de Santa Cruz.

El aeropuerto internacional de la ciudad prácticamente no operaba, debido a que varias aerolíneas debieron suspender sus vuelos por seguridad.

El Gobierno dijo que trataba de reforzar la protección militar a las instalaciones petroleras, que hasta ahora resultó insuficiente para evitar el ingreso de manifestantes que provocaron las alteraciones en las exportaciones de gas.

Había tranquilidad en los otros distritos, sin reportes de dificultades en los servicios energéticos y en los mercados de alimentos.

Con reporte de Eduardo García en Santa Cruz y Marco Aquino en La Paz, Editada por Alejandro Lifschitz

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below