September 12, 2008 / 10:04 PM / in 11 years

RESUMEN-Huracán Ike podría ser potencialmente catastrófico

Por Tim Gaynor

Hombres observan los daños causados por un muro de agua a consecuencia de la llegada del Huracán Ike en Galveston, Texas, EEUU, 12 sep 2008. El huracán Ike impactará en las próximas 24 horas la costa densamente poblada de Texas cerca de Houston, con un posible muro de agua de 6 metros en lo que podría ser la peor tormenta que azota el estado en casi medio siglo. Ike, un huracán de categoría 2 con vientos de 165 kilómetros por hora (kph), tocaría tierra a última hora del viernes o en la madrugada del sábado como un ciclón de categoría 3 con vientos de más de 178 kph, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos. Photo by Jessica Rinaldi/Reuters

GALVESTON, EEUU (Reuters) - El huracán Ike avanzaba el viernes hacia la costa de Texas con un muro de agua que amenazaba con una potencial catástrofe a esa zona de Estados Unidos.

El nivel del agua aumentó rápidamente mientras Ike se encontraba a unas pocas horas de alcanzar áreas bajas cerca de Houston, con un posible oleaje de seis metros, en lo que podría ser el peor ciclón que impacta Texas en 50 años.

“Nuestra nación está enfrentando lo que por todos los medios es un huracán potencialmente catastrófico,” dijo el secretario de Seguridad Interior de Estados Unidos, Michael Chertoff, tras advertir que el oleaje derivado del ciclón podría representar el mayor peligro.

“Esto ciertamente cae bastante bien en la categoría del peor escenario posible,” aseveró.

El Servicio Meteorológico Nacional alertó que las personas en las zonas costeras podrían enfrentar riesgo de muerte en caso de no evacuarse antes de la llegada del oleaje. Aunque Ike es más débil que el huracán Katrina cuando afectó Nueva Orleans en el 2005, su amplio alcance le permite movilizar las aguas con mayor facilidad.

Funcionarios estadounidenses indicaron que el ciclón podría provocar inundaciones que afectarían a 100.000 viviendas.

Los mercados del petróleo observaban nerviosamente la posibilidad de que Ike afecte las refinerías en las zonas costeras bajas en la costa del Golfo, que en conjunto procesan el 20 por ciento de los suministros de combustible del país.

El viernes por la tarde, Ike era un huracán de categoría 2 con vientos de 105 millas (165 kilómetros) por hora, mientras se movía en una trayectoria directa hacia Houston, la cuarta ciudad más grande de Estados Unidos.

Se esperaba que Ike llegara a la costa estadounidense durante la noche, posiblemente ya convertido en un ciclón de la peligrosa categoría 3 en la escala de cinco niveles de Saffir-Simpson, con vientos de más de 111 millas (178 kilómetros) por hora, dijo el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

A las 17.00 hora del este (2100 GMT) del viernes, Ike se hallaba a unas 135 millas (220 kilómetros) al sureste de Galveston, dijo el CNH. Se movía a oeste a 12 millas por hora (19 kilómetros por hora).

AUMENTO EN NIVEL DEL AGUA

En Galveston, los niveles del agua ya se habían elevado a 2,7 metros, señalaron meteorólogos.

Cerca de 13 millones de personas en 132 condados a lo largo del Golfo podrían enfrentar condiciones de huracán y de tormenta tropical, dijo la Oficina del Censo Nacional de Estados Unidos.

Millones de residentes de la costa podrían quedar sin electricidad, señalaron las autoridades.

Los puertos estaban cerrados y la Guardia Costera indicó que un carguero de 178 metros con 22 personas a bordo estaba atrapado y sin energía eléctrica 145 kilómetros al sureste de Galveston.

Las condiciones climáticas eran demasiado extremas para intentar un rescate.

Cientos de miles de personas abandonaron la ciudad isleña de Galveston y condados de zonas bajas después de una orden de evacuación obligatoria. Las autoridades intentaban mover a quienes se resistían a dejar la localidad antes de que los vientos de Ike hicieran que los viajes en auto fueran riesgosos.

Algunas personas que en un comienzo tenían pensando quedarse y afrontar el paso de la tormenta comenzaron a realizar evacuaciones de último minuto. La ciudad fue impactada por un huracán en 1900, en lo que se considera como el desastre climatológico más letal en la historia de Estados Unidos.

Los futuros del crudo estadounidense se elevaron el viernes en 31 centavos para quedar en 101,8 dólares el barril después de caer bajo los 100 dólares por primera vez desde abril, debido a que las preocupaciones por la debilidad de la economía de Estados Unidos sobrepasaron los temores por los daños potenciales de Ike.

Meteorólogos de la firma Planalytics advirtieron sobre “un daño mayor y a largo plazo en las grandes ciudades refineras.”

Reporte adicional de Anna Driver y Bruce Nichols; escrito por Chris Baltimore y Mary Milliken; Editado en español por Marión Giraldo/Gabriela Donoso

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below