November 5, 2008 / 7:42 PM / 11 years ago

Plan de energía Obama puede moderarse pero no frenarse

Por Tom Doggett

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, habla con sus partidarios tras ser declarado ganador de las elecciones en Chicago, EEUU, 4 nov 2008. Obama, promete un audaz plan energético para desarrollar tecnología verde, reducir las importaciones de petróleo de naciones poco amistosas y gravar más a las ganancias de las compañías petroleras. REUTERS/Shannon Stapleton

WASHINGTON (Reuters) - El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, promete un audaz plan energético para desarrollar tecnología verde, reducir las importaciones de petróleo de naciones poco amistosas y gravar más a las ganancias de las compañías petroleras.

Sin embargo, el costo del rescate de Wall Street y las expectativas de una recesión en Estados Unidos pueden limitar sus esfuerzos.

Obama ya lo había mencionado en el primer debate presidencial, cuando dijo que podría tener que recortar su plan verde.

“No estoy dispuesto a abandonarlo, pero puede que haya elementos individuales de él que no podamos realizar”, dijo.

Una parte clave del plan energético de Obama es un fondo de 150.000 millones de dólares para invertir en energía limpia durante los próximos 10 años, y que crearía 5 millones de empleos en el proceso.

Pese a la victoria arrolladora de Obama el miércoles, el objetivo podría ser muy ambicioso, considerando los 700.000 millones de dólares ya comprometidos para rescatar a Wall Street, la caída de ingresos fiscales en una economía débil y la fuerte baja de los precios de la gasolina, que pone a los asuntos energéticos a la espera.

“Las principales amenazas al plan de Obama son la baja de los precios de la energía y la crisis financiera”, dijo Jerry Taylor, experto de energía del Cato Institute.

Taylor dijo que dudaba que Obama haga de la energía una de sus principales metas durante sus primeros dos años de mandato.

Sin embargo, los millones de empleos que crearía el plan energético de Obama son justo lo que Estados Unidos necesita, dijo Daniel Weiss, experto de energía del Center for American Progress Action Fund.

“La investigación económica muestra que una inversión de 100.000 millones de dólares en políticas de energía limpia crearía dos millones de empleos”, dijo Weiss.

“Las políticas de energía ecológica deberían de ser un elemento central de un paquete de estímulo económico y de recuperación”, añadió.

Taylor advirtió de que la intolerancia entre los legisladores estadounidenses a los grandes déficits presupuestarios “pueden inhibir al Congreso” de gastar miles de millones en el plan de energía de Obama.

“Pero también, cuando la economía está en recesión, la tolerancia a los déficits por gastos aumenta”, dijo Taylor.

“Dado que esos gastos son una parte clave del plan de Obama para crear ‘empleos verdes’, bien puede salvar este aspecto como medida contra una recesión”, añadió.

“Estos son trabajos verdes que ayudan al ciudadano común y revitalizarán a sectores de manufacturas y de alta tecnología de Estados Unidos”, dijo en una audiencia del Congreso la semana pasada, Thomas Leyden, director de gestión de SunPower Corp.

DIFICULTADES PARA PETROLERAS

El plan de Obama aumentaría el costo de la energía, según el Instituto de Investigación de Energía.

“Las energías eólica y solar son más caras de producir y las empresas simplemente pasarán esos costos a los consumidores en forma de cuentas más altas”, dijo el portavoz del grupo, Brian Kennedy.

Una parte del plan de energía que Obama puede eliminar es su idea de liberar cerca de 70 millones de barriles de crudo de la Reserva Estratégica de Petróleo (SPR), para sumar oferta en el mercado y enfriar los precios de la gasolina.

El precio nacional de la gasolina está en 2,40 dólares por galón y puede caer más aún, por lo que los consumidores estadounidenses están definitivamente mejor que hace cuatro meses cuando el combustible tocó un récord de 4,11 dólares por galón.

“No hay necesidad de liberar nuestras reservas de petróleo ahora, pero el futuro presidente debería hacerlo si los precios superan nuevamente los 100 dólares por barril”, dijo Weiss.

La caída de los precios del petróleo también reducirá la presión en el Congreso y sobre Obama para que se incremente la perforación costa afuera, permitiendo que se retome una veda federal de esas actividades.

Si bien Obama quiere exigir a las petroleras que perforen en los 68 millones de acres (27,5 millones de hectáreas) que han arrendado al Gobierno, o los pierdan, la industria petrolera continuará presionando por acceso a nuevas áreas costa afuera.

La baja de los precios del petróleo no afectará al plan de Obama de un impuesto a las ganancias extraordinarias de las petroleras, para ayudar con 1.000 dólares a familias para pagar los costos de la energía.

“Aumentar impuestos a las compañías petroleras es siempre popular sin importar donde estén los precios. Pero otra vez, los impuestos a ganancias imprevistas son más populares durante los períodos de alzas, así que el capital político asociado con el impuesto baja con el precio”, dijo Taylor.

Obama también quiere exigir que el 10 por ciento de la electricidad consumida en el mercado estadounidense sea generada por fuentes de energía renovables en el 2012.

Muchos estados se adelantaron a Washington en el asunto y ya tienen más exigencias de generación renovable de electricidad

Por Tom Doggett. Editado en español por Javier López

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below