March 16, 2009 / 4:50 AM / 11 years ago

ENTREVISTA-Funes quiere gobernar cerca Brasil y EEUU

Por Alberto Fajardo

El presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes, celebra su victoria en las elecciones presidencial en San Salvador, 15 mar 2009. El presidente electo de El Salvador, Mauricio Funes, dijo que se propone gobernar a través de un pacto social para enfrentar el impacto de la crisis global, luego de que el domingo se convirtió en el primer mandatario izquierdista del país centroamericano. REUTERS/Edgard Garrido

SAN SALVADOR (Reuters) - Lejos de las épocas de confrontación de la Guerra Fría, la ex guerrilla que ganó las elecciones del domingo en El Salvador quiere gobernar cerca de Estados Unidos, donde viven millones de emigrantes que son el sustento del país, dijo el presidente electo, Mauricio Funes.

En una entrevista con Reuters, Funes dijo además que quiere inspirarse en el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, como ejemplo de cómo manejar la crisis global que está pegando a El Salvador debido a una caída en las vitales remesas familiares.

“Yo aspiraría a estrechar la relaciones con el presidente (estadounidense Barack) Obama para garantizar la estabilidad migratoria de los casi dos millones y medio de salvadoreños que viven y trabajan en los Estados Unidos”, dijo Funes momentos después de ganar los comicios.

El lunes, el Departamento de Estado de Estados Unidos saludó la victoria de Funes y dijo que Obama está dispuesto a trabajar con él.

Funes, un reconocido periodista, ganó con un 51,27 por ciento de los votos las cuartas elecciones en El Salvador después de la guerra civil que aquejó al país durante 12 años hasta 1992 y llevó así a la ex guerrilla Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) por primera vez al poder.

Con su triunfo, acabó con 20 años de gobiernos de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), un fuerte aliado de Estados Unidos que incluso llegó a enviar tropas para apoyar la ocupación de Irak.

Observadores ven en el triunfo del FMLN un avance de la izquierda en América Latina que lidera el presidente venezolano Hugo Chávez, quien mantiene permanentes enfrentamientos con Washington. Pero, Funes parece estar decidido a evitar la confrontación.

El FMLN, una de las guerrillas más fuertes de América Latina durante la Guerra Fría, combatió a fuerzas de seguridad que estaban armadas y respaldadas por Estados Unidos. La guerra dejó un tendal de 75.000 muertos.

Chávez dijo, citado en un comunicado de la cancillería de su país, que la victoria de la izquierda con Funes “consolida la corriente histórica que, en esta primera década del siglo XXI, se ha levantado en toda América Latina y el Caribe”.

ADMIRADOR DE LULA

Funes dijo que admira al Gobierno de Lula -uno de los primeros presidentes en felicitarlo por su triunfo- sobre todo por mantener la estabilidad macroeconómica del país en medio de la crisis y por sus programas para combatir la pobreza, que en El Salvador afecta a más de la mitad de la población.

“Yo veo con especial atención construir relaciones más estrechas con el Gobierno del presidente Lula”, dijo Funes, quien nunca tuvo vínculos con la guerrilla antes de ser candidato y en sus programas de entrevistas era un fuerte crítico de Arena y denunciaba casos de corrupción.

“Si hay un líder a nivel latinoamericano al que he admirado y sobre todo al que he visto con especial atención sus programas económicos para mantener la estabilidad macroeconómica de Brasil” es Lula, agregó.

La esposa de Funes, Vanda Pignato, era hasta hace poco representante del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula en El Salvador.

El presidente electo dijo que se propone gobernar a través de un pacto social para enfrentar el impacto de la crisis, pero deberá lidiar con una derecha en la oposición a la que el FMLN considera la heredera de sus enemigos durante la guerra.

Además, Funes, que relevará el 1 de junio a Elías Antonio Saca, gobernará con un Congreso donde el FMLN quedó con una mayoría relativa tras las elecciones legislativas de enero.

La ex guerrilla tendrá 35 de las 84 bancas en la nueva Asamblea Legislativa que asume el 1 de mayo, mientras que Arena contará con 32 asientos y el resto se diluirá en dos partidos pequeños asociados a la alianza derechista.

Escrito por Anahí Rama, editado por Silene Ramírez y Juana Casas

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below