June 13, 2020 / 3:21 PM / 22 days ago

Casas de barro muestran deterioro de las condiciones de vida en Venezuela

CARACAS, 12 jun (Reuters) - Casas de bahareque o barro con palos y caña levantadas en un terreno baldío cercano a Caracas son otro signo del deterioro en las ya duras condiciones de vida en Venezuela, dijeron un diputado y un activista.

Yuseli Rincón y su bebé de 21 días junto a su casa hecha con barro, palos y láminas metálicas en la municipalidad de Sucre, cerca de Caracas, Venezuela. 12 junio 2020. REUTERS/Manaure Quintero

Las pequeñas viviendas de 25 a 30 metros cuadrados y techo de viejas láminas de zinc carecen de servicios de agua, luz o gas para cocinar, en un lote donde habitan desde hace unos dos años 16 familias, mientras otras 14 están construyendo, dijeron miembros de la comunidad llamada “Los Trailers”, ubicada en el municipio Sucre, del estado Miranda, vecino a Caracas.

“Que en pleno siglo XXI, en un país petrolero estemos viviendo ya situaciones comparables, si hablamos de la región, como Haití (...) es deplorable, denigrante”, dijo el viernes el diputado opositor, Omar Ávila, parado en medio de las endebles casas. “No tiene ninguna explicación que hayamos llegado a esta situación”, agregó.

Las construcciones de barro y caña o madera eran típicas de entornos rurales y décadas pasadas en la nación sudamericana, no en las ciudades, pero “estamos hablando que los pobres de Venezuela que hace 20 años, 15 años tenían acceso al bloque, al cemento, a la cabilla, al zinc, hoy no lo tienen”, señaló Edison Arciniegas, director del grupo no gubernamental Ciudadanía en Acción, que estudia la seguridad alimentaria.

En esa zona el agua la consiguen cargando baldes desde un pozo cercano, sino deben pagar un dólar por 150 litros a un camión cisterna o darle al conductor y su acompañante algo de comida como un kilo de harina o medio kilo de pasta, dijeron vecinos.

Como carecen de baños hacen sus necesidades en bolsas y las lanzan la monte. Si no tienen gas, porque no pueden pagar una bombona, recurren a improvisados fogones que encienden con papel o plástico, la madera está húmeda tras varios días de lluvias.

Solnelis Cedeño, de 33 años, y madre de cinco hijos, dijo que decidieron construir en ese terreno porque ya no podían pagar alquiler, de unos 10 dólares al mes, por un pequeño cuarto en una zona cercana al lote, que tiene vistas a hermosas montañas y complejos de grandes edificios residenciales de clase media en el este de la capital del país petrolero.

“Ya que no podíamos construir con bloque, tuvimos que cortar bambú, y barro y hacerlas casas de bahareque”, dijo Cedeño, una de las líderes de la comunidad y quien trabaja como cocinera en una fundación sin fines de lucro que brinda almuerzo diario a 120 niños de la zona, al menos 30 de ellos en Los Trailers.

En medio de las dificultades, la pequeña comunidad que asemeja una aldea, tiene a sus habitantes en un entorno sin basura ni inseguridad, los niños juegan por las callejuelas. Algunos de los esposos son albañiles y toda la comunidad ayuda a levantar las casas de paredes inclinadas, techos bajos y escasos muebles, algunos colchones, mesas y sillas viejas de plástico o manera que recubren con mantas o retazos de tela.

“Por la situación económica, no hay, no tenemos cómo construir”, dijo Adrianny Marcano, una madre soltera de 22 años con tres hijos, de cinco años de edad a cinco meses de nacido, y un embarazo de dos meses. “Lo poquito que agarramos es para comer”, agregó recostada de una de las paredes de su pequeña sala: una fila horizontal de tallos de bambú.

Venezuela lleva seis años en recesión, bajos ingresos petroleros y no ha logrado salir de la hiperinflación, crisis que ha causado la migración de unas cinco millones de personas. Naciones Unidas ha dicho que la nación tiene la cuarta mayor crisis alimentaria del mundo en 2019, con 9,3 millones de venezolanos, con hambre o una ingesta insuficiente de comida.

El esposo de Marcano, Jorge Luis Hernández, de 30 años, tiene en la parte de atrás de su terreno un sembradío de yuca, plátano y frijoles negros cuya cosecha espera recoger en febrero, mientras realiza trabajos a destajo como albañil. “Tenemos un triste rancho (...pero) ¿qué vamos a hacer?, seguir pa´lante”, agregó.

Reporte de Vivian Sequera. Editado por Deisy Buitrago

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below