July 20, 2018 / 2:32 PM / 5 months ago

Republicanos se muestran optimistas antes de elecciones noviembre, pese a revuelo Trump-Putin

Una camiseta del Partido Republicano se exhibe en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) en National Harbor, Maryland, EE. UU., el 23 de febrero de 2018. REUTERS / Joshua Roberts

AUSTIN, EEUU (Reuters) - En una conferencia en Texas esta semana, los republicanos tenían motivos para sentirse abatidos, incluso aterrorizados, después de que el encuentro entre el presidente Donald Trump y su homólogo ruso Vladimir Putin provocara una gran indignación e hiciera que se volviera a hablar de un avance de los demócratas en las elecciones legislativas de noviembre.

Sin embargo, miembros del partido se mostraron optimistas sobre sus posibilidades de mantener el control del Senado y la Cámara de Representantes este otoño boreal, diciendo que las luchas internas del Partido Demócrata estaban ayudando a impulsar las expectativas republicanas.

“Son su peor enemigo, y eso me resulta muy cómodo”, comentó Terry Lathan, presidenta del Partido Republicano de Alabama.

En entrevistas con Reuters, asistentes a la cita del Comité Nacional Republicano en Austin dijeron que la presión de los progresistas frente a la vieja guardia demócrata tras la derrota de Hillary Clinton en las presidenciales de 2016 había obligado a muchos demócratas a adoptar posiciones más izquierdistas.

Los republicanos esperan capitalizar estas diferencias. Creen que los votantes rechazarán los llamamientos a la destitución de Trump y los gritos de “traición” después de la reunión con Putin, así como la pretensión de algunos liberales de abolir la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas y el intento de los líderes demócratas de bloquear al candidato al Tribunal Supremo de Trump, Brett Kavanaugh.

Los demócratas necesitan reunir un total neto de dos escaños para asumir el control del Senado y 23 representantes para hacerse con la Cámara. Arrebatar el control de una cámara les permitiría hacer descarrilar o frenar gran parte de la agenda política de Trump, además de incrementar la supervisión del Congreso sobre el gobierno de Trump.

Los republicanos siempre han creído más probable perder el control de la Cámara de Representantes que el del Senado, porque deben defender varios distritos residenciales moderados y de clase media donde la mayoría de los votantes desaprueba a Trump.

Sin embargo, son cada vez más optimistas sobre el mantenimiento de la mayoría de esa cámara y confían en que sumarán varios escaños en el Senado.

Reporte de James Oliphant, Editado por Blanca Rodríguez en la Redacción de Madrid

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below