May 24, 2018 / 11:38 PM / 7 months ago

Nuevo gobierno italiano tiene pocas posibilidades de mantener el rumbo

ROMA, 24 mayo (Reuters) - Un nuevo Gobierno asumiría en Italia la próxima semana luego de uno de los períodos más largos de cambio postelectoral en su historia, pero la tensa gestación podría ser un juego de niños comparado con lo que venga a continuación.

El recién nombrado primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, se retira al final de una ronda de consultas con los partidos políticos en la Cámara Baja en Roma, Italia, 24 de mayo del 2018. REUTERS/Tony Gentile

El presidente Sergio Mattarella otorgó el miércoles al novato político Giuseppe Conte un mandato para encabezar una coalición compuesta por el Movimiento 5-Estrellas y la ultraderechista Liga del Norte, que puso fin a 80 días de estancamiento tras una votación sin una mayoría clara el 4 de marzo.

La Liga y el Movimiento 5-Estrellas elaboraron un programa de gobierno de 57 páginas, presentándolo como un ambicioso proyecto diseñado para completar una legislatura completa de cinco años. Pocos creen que su gobierno durará tanto tiempo.

“Prácticamente ningún gobierno italiano ha sobrevivido cinco años, por lo que ni siquiera es un problema”, dijo Franco Pavoncello, profesor de ciencias políticas y presidente de la Universidad John Cabot. “La pregunta es si pueden durar uno o dos años, y si pueden hacer mella en la vida política, institucional y económica del país”, agregó.

Incluso eso podría ser una tarea difícil dados los desafíos futuros, incluido el hecho de que la Liga y 5-Estrellas son rivales políticos con prioridades divergentes y tienen solo una mayoría mínima en la Cámara alta, lo que los deja vulnerables a ataques.

“Este gobierno ha nacido para liderar una campaña electoral (...), las próximas elecciones están mucho más cerca de lo que se podría pensar”, dijo el jueves el ministro saliente de Industria, Carlo Calenda.

Ambas partes hicieron promesas extravagantes durante sus campañas y han incluido elementos de éstas en su pacto, que está impregnado de euroescepticismo y pide una revisión a los tratados de la Unión Europea sobre unión monetaria e inmigración.

Algunos de sus programas deberían ser relativamente fáciles de implementar y otorgarles rápidos triunfos domésticos, como el compromiso de fortalecer las leyes de autodefensa legítima y revisar la legislación del 2011 que elevó drásticamente las edades de jubilación.

Pero muchos otros problemas, incluidos algunos que tendrán que abordar desde el primer día, son más complejos y podrían tensar inmediatamente su relación embrionaria.

PRIORIDADES DIFERENTES

El destino de la planta siderúrgica de Ilva, en el sur del país y que ha sido afectada por escándalos de corrupción y temas medioambientales, será uno de los asuntos más apremiantes a la espera del nuevo ministro de Industria, que probablemente sea el líder de 5-Estrellas, Luigi Di Maio.

5-Estrellas dice que la empresa altamente contaminante debe ser cerrada y reconvertida. La Liga dice que Ilva -que sería vendida a la siderúrgica más grande del mundo, ArcelorMittal- es vital para la economía de Italia y debe ser protegida.

Asimismo, mientras que 5-Estrellas quiere terminar el enlace ferroviario de alta velocidad Turín-Lyon (TAV), la Liga defiende fervientemente el multimillonario proyecto franco-italiano.

El próximo desafío será decidir las prioridades para el presupuesto 2019.

Tanto la Liga como 5-Estrellas insertaron sus costosas políticas emblemáticas en su pacto conjunto: recortar impuestos e introducir un ingreso universal para los pobres, respectivamente.

Los críticos argumentan que Italia, que ya está muy endeudada, a duras penas puede permitirse una de esas opciones, y ciertamente no ambas a la vez, lo que significa que su introducción tendrá que ser escalonada.

“Van a tener que encontrar recursos para cubrir los desequilibrios y tendrán que decidir qué políticas tienen preferencia. Esa es una receta para los problemas”, dijo Andrea Goldstein, directora del grupo de expertos Nomisma.

La incompatibilidad entre reducciones de impuestos y alzas en la seguridad social ejemplifica la tensión en el corazón de la coalición: mientras que la Liga buscará servir a su electorado principal en el norte rico, 5-Estrellas se enfocará en su bastión, el empobrecido sur del país.

En medio de una escasez de fondos, será extremadamente difícil satisfacer incluso a uno de estos electorados, y mucho menos a los dos.

Hablando bajo condición de anonimato, una figura de alto perfil de la Liga dijo que los seguidores de su partido lucharán para evitar que “nuestro dinero de impuestos” se gaste en “regalos de bienestar” para los pobres del sur y pronosticó lazos inestables con los legisladores de 5-Estrellas en el Parlamento.

“Hemos visto cómo trabajan en los consejos locales. Son locos”, dijo el político de la Liga.

LIMITACIONES INSTITUCIONALES

Ambas partes deberán trabajar al unísono si desean que sus proyectos de ley sean aprobados en el Parlamento, particularmente en la Cámara alta, donde tienen una mayoría de menos de 10 escaños.

El líder de centro izquierda Romano Prodi se vio igualmente limitado tras las elecciones de 1996 y se aferró al poder por solo dos años. Y tenía mucha más experiencia política y en gestión que el nuevo primer ministro, Conte, que no cuenta con una máquina de partidos detrás de él ni antecedentes administrativos.

“Algunas personas dicen que no llegará a Navidad”, dijo el veterano de la Liga y exministro del Interior Roberto Maroni el jueves en una entrevista con el periódico La Stampa.

Fundamentalmente, tanto el líder de 5-Estrellas como el de la Liga, Matteo Salvini, carecen de experiencia de gobierno y corren el riesgo de verse atados por las múltiples restricciones institucionales y las infames complejidades burocráticas de Italia.

Esto podría neutralizar algunos de sus planes más radicales, incluido aumentar los déficits para ayudar a financiar un repunte en el gasto.

El presidente Mattarella ya ha señalado a Di Maio y a Salvini que tiene el poder de rechazar las leyes que considere contrarias a la Constitución, incluidas las que violen los tratados internacionales o no tengan una cobertura presupuestaria adecuada.

“Lo que siento es que cuando combinas el escepticismo que rodea a sus políticas y las contradicciones que ves en su programa, entonces la vida va a ser muy difícil para este gobierno”, dijo Goldstein de Nomisma.

“Sería difícil incluso si 5-Estrellas y la Liga fueran socios naturales, pero, por supuesto, no lo son”, agregó.

Reporte de Crispian Balmer. Editado en español por Carlos Aliaga

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below