October 6, 2018 / 8:10 PM / in 2 months

Después del debate que dividió a EEUU, juez Kavanaugh gana asiento en la Corte Suprema

Por Richard Cowan, Amanda Becker y David Morgan

Una mujer sostiene un cartel contra el juez Brett Kavanaugh durante una manifestación frente al Ayuntamiento de Los Ángeles, California, EEUU. 28 septiembre 2018. REUTERS/Mike Blake

WASHINGTON (Reuters) - El juez Brett Kavanaugh prestó juramento el sábado como miembro de la Corte Suprema de Estados Unidos, luego de que el Senado lo ratificara desestimando acusaciones de agresiones sexuales en su contra y le diera una victoria al presidente Donald Trump, que busca una mayoría conservadora en el tribunal.

En una votación por 50-48, el dividido Senado le otorgó el puesto vitalicio a Kavanaugh, de 53 años, tras semanas de feroz debate sobre violencia sexual, abuso de alcohol y su iracunda respuesta a las acusaciones que convulsionaron a la nación semanas antes de las elecciones legislativas del 6 de noviembre.

Kavanaugh ayudará a inclinar al mayor tribunal de Estados Unidos hacia la derecha, quizás por muchos años. Su confirmación es un duro golpe para los demócratas, que ya están molestos por el control republicano de la Casa Blanca y las dos cámaras del Congreso estadounidense.

Los conservadores ahora tendrán una mayoría de 5-4 en cualquier batalla legal sobre temas polémicos como el derecho al aborto, inmigración, los derechos de las personas transgénero, las regulaciones a las industrias y los poderes presidenciales.

Para sumar drama a la jornada en el Capitolio, un grupo de mujeres que se manifestó en la galería del Senado gritó: “¡Qué vergüenza!” e interrumpió brevemente la votación. Otro grupo de manifestantes arremetió contra las puertas del cercano edificio de la Corte Suprema con los puños en alto.

La policía del Capitolio dijo que se arrestaron a unas 164 personas por las protestas.

Kavanaugh fue juramentado por el juez presidente John Roberts poco después de la votación.

La nominación de Kavanaugh se convirtió en un drama político y personal cuando la profesora universitaria Christine Blasey Ford lo acusó de agredirla sexualmente en 1982 en la habitación de una casa en un suburbio rico de Washington. Otras dos mujeres lo acusaron por mala conducta sexual en los años ochenta.

Kavanaugh luchó contra las acusaciones, negándolas en un testimonio lleno de enojo y lágrimas ante el Comité Judicial del Senado, seguido en vivo por 20 millones de personas por televisión.

“INFAMIA”

Trump, quien llamó a Kavanaugh para felicitarlo el sábado, dijo que estaba “100 por ciento” seguro de que Ford nombró a la persona equivocada al acusar al juez.

En una declaración a reporteros a bordo de Air Force One mientras volaba a un acto de campaña en Kansas, Trump dijo de Kavanaugh: “Nos sentimos muy honrados de que pudo resistir este horrible, horrible ataque de los demócratas”.

Michael Bromwich, un abogado de Ford, dijo en un tuit que la confirmación de Kavanaugh culminó: “Una semana que vivirá en la infamia del Senado de los Estados Unidos, disminuyendo permanentemente su estatura”.

Algunos senadores republicanos que habían dudado en votar por Kavanaugh finalmente lo respaldaron esta semana, asegurando que lo hicieron en parte porque una breve investigación del FBI no encontró evidencia que respaldara las acusaciones de Ford.

Los demócratas dijeron que la investigación del FBI no fue lo suficientemente amplia.

Trump vio la votación en un televisor de pantalla grande sintonizado a Fox News en el avión presidencial. Levantó los dos pulgares con la votación final y los asistentes a bordo aplaudieron.

La confirmación del Senado le permite iniciar la campaña para las elecciones legislativas asegurando haber cumplido con su promesa de hacer al poder judicial más conservador.

Durante semanas, senadores de ambos partidos criticaron la retórica áspera y a menudo emocional en la polémica en torno a Kavanaugh, un juez de la corte de apelaciones federal con un historial de impulsar las causas republicanas.

Las acusaciones contra Kavanaugh avivaron el movimiento de las redes sociales #MeToo que surgió luego de acusaciones de alto perfil de abuso sexual y acoso por parte de hombres en la política, los medios y la industria del entretenimiento.

La disputa sobre Kavanaugh ha subido la temperatura de la campaña para las elecciones de noviembre, en la que los demócratas tratarán de recuperar el control del Congreso.

Los demócratas deben obtener al menos dos escaños en el Senado y 23 en la Cámara de Representantes para reclamar mayorías en cada cámara, lo que les permitiría bloquear la agenda de Trump e investigar a su administración.

Reporte adicional de Ginger Gibson y David Brunnstrom en Washington y Roberta Rampton en el Air Force One; editado en español por Carlos Serrano y Pablo Garibian

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below