August 9, 2008 / 5:13 PM / 12 years ago

ENFOQUE-Gitanos corren riesgo de perder a sus niños en Finlandia

Por Agnieszka Flak y Julie Breton

HELSINKI (Reuters) - Aurelia ya no lleva consigo a su hija de cuatro años a mendigar por las calles de la capital finlandesa, Helsinki. Esta gitana de 35 años está demasiado asustada de que le quiten a su niña y la pongan en un hogar de menores.

Finlandia está tomando medidas enérgicas contra gitanos, quienes mendigan con sus hijos, amenazando con enviar a madres e hijos de vuelta a su país de origen o con poner a los niños en hogares para menores.

El objetivo, según dicen las autoridades, es proteger a los niños.

Pero los grupos de derechos humanos dicen que la medida, implementada a fines del 2007, es una de las legislaciones contra gitanos más duras de Europa a la fecha, y constituye una forma de chantaje que divide a las familias en lugar de protegerlas.

Finlandia no es la única en implementar medidas que según los críticos son discriminatorias contra los gitanos. El ejecutivo de la Unión Europea ha exhortado a los Estados miembros a que ofrezcan mejores oportunidades a los gitanos, quienes a menudo no gozan de las mismas posibilidades de ascenso social.

Los aproximadamente 9 a 12 millones de gitanos o romaníes de Europa del este constituyen el sector más pobre de la sociedad en la región, y muchos han huido a Estados occidentales más ricos en busca de una mejor vida.

Sin embargo, a menudo sólo encuentran abandono, discriminación y las más apabullante pobreza.

En Italia, el Gobierno fue criticado con dureza por un anteproyecto para realizar un registro de huellas dactilares de los gitanos, incluyendo a niños, como parte de una campaña contra el crimen, por el que muchos italianos culpan a los inmigrantes.

Los críticos aseguran que la medida es discriminación étnica y viola las normas de la UE. En una medida por distender las críticas, Italia ha dicho ahora que todos los ciudadanos podrían tener que ser parte del registro de huellas dactilares.

La ministra de Migraciones y Asuntos de la Unión Europea de Finlandia, Astrid Thors, defendió la postura de su país, diciendo que las autoridades debían reaccionar si los niños corrían peligro.

“Estamos tratando de actuar en función del mejor interés del niño, lo que podría ser problemático, pero también es bueno que la gente que viene aquí sepa que esto es la norma,” aseveró.

Aurelia, quien se negó a revelar su apellido, todavía mendiga pero lo que recauda ha disminuido desde que dejó de llevar consigo a su hija.

“De dónde yo vengo, mendigar sigue siendo mejor que pasar hambre,” afirmó, mientras estaba en cuclillas detrás de una taza de plástico vacía sobre una vereda, cerca de la estación de trenes de Helsinki.

“Algunos de mis amigos se han ido porque escucharon que podrían quitarles a los hijos. A mí no me queda alternativa. No tengo mejor forma de mantener a mi familia en mi país,” afirmó.

MAS ORGANIZADOS

El Gobierno estima que alrededor de 10.000 gitanos viven en Finlandia, aunque asegura que el número podría ser mucho mayor dado que el rastreo de sus movimientos ha sido casi imposible.

La mayoría de los gitanos proviene de Rumania y Bulgaria, que se unieron a la Unión Europea en el 2007.

Los recién llegados a menudo duermen en tiendas o en comunidades provisorias sobre la parte intermedia de las autopistas y rara vez tienen acceso a atención médica para cuidar de sus familias.

Por ley, los gitanos no pueden ser deportados, a menos que cometan un crimen serio. Mendigar no es ilegal.

Cuando los mendigos gitanos, una presencia constante en la capital noruega, aparecieron por primera vez en las calles de Helsinki el año pasado, causaron un revuelo en los medios locales y pusieron en evidencia una una cierta intolerancia hacia los extranjeros.

Los gitanos no son el único grupo que ha sido objeto de discriminación en Finlandia, donde la gente con frecuencia se ha mostrado hostil hacia los recién llegados hasta que hace poco aparecieran signos de que la economía sufriría si el país no adoptaba una postura más receptiva.

Con un clima severo y un idioma hablado por unos pocos, Finlandia ahora está tratando de atraer inmigrantes para apuntalar una economía debilitada por la población europea, que envejece cada vez más rápido y registra una fuerza laboral en descenso.

La población de Finlandia llega a alrededor de 5,3 millones de habitantes y existen unos 122.000 extranjeros, principalmente de Rusia y Estonia.

Aunque el número de mendigos gitanos en Finlandia todavía es pequeño — menos de 100 según el Ministerio del Interior — la policía señala que están cada vez más organizados y agresivos, y que a veces llegan en furgonetas alquiladas para su día de trabajo en Helsinki.

Y la presencia de los niños ha enfadado a algunos finlandeses.

Outi Parkkinen, una madre que vive en Helsinki, dijo que no podía evitar responsabilizarlos después de ver a niños durmiendo en las calles en medio de temperaturas bajo cero.

“La gente dice que Finlandia no está abierta a la inmigración cada vez que se menciona a los gitanos. ¿Acaso deberíamos dejarlos merodear y correr el riesgo de que mueran algunos de estos niños?,” preguntó.

Thors dijo que Rumania debería hacerse cargo de integrar a su minoría nómada y evitar que miles de personas inunden otras ciudades europeas.

Otros Estados nórdicos también han comenzado a tomar medidas, especialmente desde que el número de mendigos gitanos comenzó a aumentar en el 2007.

Las quejas por los mendigos en Oslo dieron lugar a que los políticos noruegos debatieran el año pasado una prohibición a esta actividad.

Si bien esa propuesta no prosperó, está siendo nuevamente debatida de forma abierta después de que más grupos de mendigos gitanos, principalmente de Rumania, empezaran a llegar a la ciudad más cara de Europa.

Hace unos cinco años, Dinamarca buscó ubicar a los niños gitanos en clases especiales y retirarles los beneficios por desempleo a sus padres si sus hijos no concurrían a clase.

Ambas prácticas fueron consideradas ilegales y desde entonces fueron descontinuadas.

Mesa de edición en español +562 4374447

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below