May 14, 2008 / 6:03 PM / 11 years ago

Investigación vincula químicos de uso común con la obesidad

Por Michael Kahn

GINEBRA (Reuters) - La exposición en el útero a químicos comúnmente usados para fabricar desde botellas hasta cajas para pizza programaría a una persona para volverse obesa más adelante en su vida, informaron el miércoles investigadores estadounidenses.

Una serie de estudios en ratones mostró que los animales expuestos incluso a pequeñas cantidades de químicos durante su desarrollo eran más gordos cuando crecían que los roedores que no habían estado en contacto con esos compuestos, señalaron los autores en el Congreso Europeo sobre Obesidad 2008.

“Estamos hablando de una exposición a niveles muy bajos por un período finito de tiempo durante el desarrollo,” dijo Jerry Heindel, del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental de Estados Unidos.

“El hecho de que sea en este período de tiempo sensible, estaría alterando el tejido y haciendo a las personas más susceptibles a la obesidad,” añadió el experto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que unos 400 millones de personas son obesas, un problema que incrementa el riesgo de padecer condiciones como la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardíaca.

Estudios previos han relacionado estos químicos, también hallados en las cañerías, con el cáncer y los problemas reproductivos, lo que llevó a muchos países a considerar posibles prohibiciones o límites de los compuestos, indicaron los investigadores.

Uno de los químicos en cuestión es el llamado bisfenol A, que se encuentra en los plásticos de policarbonato. Investigaciones previas sugirieron que se filtra desde los envases de alimentos y bebidas.

Un equipo de la Tufts University en Estados Unidos demostró que los ratones femeninos cuyas madres estaban expuestas a este químico en el comienzo del embarazo aumentaban más de peso en la adultez, aunque comieran la misma cantidad de alimento y fueran tan activas como los demás roedores.

Un efecto similar se produjo con el ácido perfluorooctanoico, un agente a prueba de grasa usado en productos como las bolsas de palomitas de maíz para microondas. Estos animales eran inusualmente pequeños al momento de nacer y luego adquirían sobrepeso más adelante en sus vidas.

“Uno de los problemas que estamos encontrando es que no sabemos dónde están todos estos químicos,” dijo Suzanne Fenton, bióloga investigadora de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, cuyo estudio se centró en el ácido perfluorooctanoico.

Los químicos parecen dañar el sistema endocrino, alterando la función genética y metabólica involucrada en el aumento de peso, señaló Bruce Blumberg, biólogo de la University of California.

El resultado es que los hijos acumulan células grasas, lo que los hace aumentar de peso, explicó Blumberg, quien estudió un químico empleado en pinturas, envoltorios plásticos de alimentos y como fungicida de cultivos.

Los resultados sugieren que algunas personas serían programadas para la obesidad antes de nacer y resaltan la necesidad de hallar indicadores que los científicos puedan utilizar para detectar a las personas en riesgo, indicaron los autores.

“La mayoría de los datos son en animales y queremos desarrollar algunos bioindicadores que puedan ser usados en humanos,” dijo Heindel.

Editada en español por Ana Laura Mitidieri

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below