April 20, 2008 / 2:19 PM / 12 years ago

ENFOQUE-Mujeres turcas con velo se preparan para larga lucha

Por Emma Ross-Thomas

ANKARA (Reuters) - Ayse Sekerci planeaba ir a la universidad este año, finalmente libre para usar su velo musulmán en la cabeza. Pero luego el partido que abogaba por su causa terminó en la corte, y las mujeres que se cubren temen que su lucha se retrase en una generación.

El parlamento turco, controlado por el Partido AK, aprobó un cambio constitucional en febrero para permitir a las estudiantes usar velos en la universidad.

Eso irritó a una dirigencia compuesta por jueces, generales y rectores universitarios, quienes ven el uso del velo como un símbolo del Islam político, en el que el partido AK tiene sus raíces.

Turquía es 99 por ciento musulmana, pero la república fue fundada en 1923 por Mustafa Kemal Ataturk como un Estado secular a partir del desmoronamiento del Imperio Otomano basado en el Islam.

El mes pasado, un fiscal inició un caso para cerrar el Partido AK por actividades antiseculares. Su acusación está llena de referencias al uso del velo musulmán en público.

El partido niega las acusaciones y afirma que el caso está motivado políticamente.

Las mujeres que usan velos dicen que las perspectivas son desalentadoras, y muchas de ellas predicen que la Corte Constitucional, un bastión del secularismo que ha fallado en contra del Partido AK en el pasado, volverá a hacer lo mismo.

Si lo hace, comentaristas y activistas dicen que las mujeres devotas se enfrentan a una larga espera antes de que cualquier partido vuelva a tratar el tema del uso del velo.

Sekerci, de 20 años, ya ha decidido que en lugar de no estudiar usará una peluca para cubrir su cabello en la universidad. Pero después de graduarse, dice que preferiría no trabajar en lugar de hacerlo sin su velo.

“Todo el mundo tenía esperanzas. Pensé que podría estudiar del modo en que mi religión lo requiere,” dijo a Reuters Sekerci, usando un vestido hasta las rodillas por sobre unos jeans y una bufanda negra de seda.

“Realmente parecía que esta vez iba a ocurrir. Pero después de los sucesos recientes, todas mis esperanzas han quedado destruidas,” agregó.

El debate sobre el velo musulmán llega hasta el corazón mismo de la compleja identidad de Turquía. El país es una joven democracia luchando por equilibrar las demandas de una población cada vez más próspera pero devota y una elite que está a favor de Occidente, que ve cualquier signo del Islam en la vida pública como una amenaza.

RETRASO

El AK, que desde tiempo atrás habla sobre tratar de levantar la prohición al uso del velo, finalmente la hizo pasar por el parlamento después de ser reelecto el año pasado con el 47 por ciento de los votos. El cambio también contaba con el respaldo del partido opositor.

Algunos temen que si el intento falla incluso en condiciones tan favorables -o da lugar al cierre del partido- tomará años hasta que alguien se anime a volver a abordar el tema.

“Creo que si cierran el partido AK, nos tomará de 10 a 15 años más de lucha para normalizar estos problemas,” dijo Neslihan Akbulut, quien dirige el grupo activista AKDER y ahora planea ir al exterior por un doctorado, como lo hizo con su título de grado.

“Si se cierra el partido y aparece uno nuevo, por supuesto que tendrán miedo de siquiera hablar sobre la libertad de culto. Cada 10 años vemos el mismo panorama,” dijo Akbulut, refiriéndose al golpe de Estado de 1997, cuando un gobierno percibido como demasiado islámico, con respaldo popular, fue removido del cargo por el Ejército en una especie de golpe silencioso.

Miles de mujeres no han ido a la universidad debido a la prohibición, puesta en vigencia desde 1997, o estudiaron en el extranjero.

Merve Kavakci, expulsada del Parlamento en 1999 por tratar de tomar su juramento como legisladora mientras llevaba un velo, coincidió en que el tema podría quedar fuera de la agenda. Afirmó que la más mínima esperanza yace en elecciones anticipadas o en que mujeres lancen sus propias campañas agresivas.

“Esta puede que no sea una (campaña) fácil, tranquila o pacífica. No quiero que sea una confrontación física, pero no se solucionará hasta que no arriesguemos todo lo que tenemos,” dijo Kavakci, cuyo partido, un predecesor del AK, fue cerrado en el 2001.

En la portada del periódico liberal Milliyet este mes había una foto de jóvenes saliendo de la escuela usando sus velos. Esto horrorizó a los secularistas y fortaleció sus sospechas de que una vez que se permita su uso en la universidad, ello se repetirá en las escuelas.

“Apoyamos el caso del cierre, debemos de algún modo proteger el sistema, para eso están los jueces,” dijo Nese Dogan, una maestra de 39 años, y agregó que el Gobierno estaba tratando de destruir los principios de la república.

En otra marcha, Esra Duru comentó que “se cerrará el Partido AK y el velo no será permitido, pero haremos todo lo que sea necesario para ganar nuestros derechos, así nos lleve cinco o 10 años.”

Ella espera que un día su hija de 6 años pueda ir a la universidad con el velo cubriéndole los cabellos. Pero está ahorrando para enviarla al extranjero, por las dudas.

Editado en español por Patricia Avila y Marion Giraldo

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below