December 1, 2011 / 12:18 AM / 8 years ago

RESUMEN 1-Gran Bretaña expulsa diplomáticos Irán,cierra embajada

Por Robin Pomeroy y Mitra Amiri

TEHERAN (Reuters) - Gran Bretaña cerró la embajada iraní en Londres y expulsó a todo su personal el miércoles, diciendo que el ingreso de manifestantes a su representación diplomática en Teherán no podría haber sucedido sin cierto grado de conocimiento de las autoridades locales.

El secretario de Relaciones Exteriores británico, William Hague, dijo también que la embajada británica en Teherán fue cerrada y su personal evacuado tras el ataque ocurrido el martes, cuando una multitud irrumpió en el complejo, saqueó las oficinas y quemó banderas británicas en protesta por sanciones impuestas por Londres contra el Gobierno iraní.

Irán advirtió que esta decisión podría provocar más venganzas.

El incidente del martes es el más violento hasta ahora en un momento cuando las relaciones entre ambos países se están deteriorando debido a una disputa por el programa nuclear iraní.

Analistas dicen que también refleja las divisiones entre la élite en el poder en Irán, una extraña mezcla de autoridad laica y religiosa, y los intentos de la línea dura de socavar al presidente Mahmoud Ahmadinejad.

Además de la prohibición de la semana pasada a las instituciones financieras británicas para que hagan negocios con Irán y su banco central, Londres ha pedido más medidas y una fuente diplomática dijo que podría apoyar una prohibición a las importaciones de petróleo de la república islámica.

Hague dijo que los embajadores iraníes en toda la Unión Europea fueron convocados para recibir enérgicas protestas por el incidente. Pero Gran Bretaña evitó cortar las relaciones con Irán por completo.

“El encargado de los asuntos iraníes en Londres está siendo informado que requerimos el cierre inmediato de la embajada iraní en Londres y que todos los diplomáticos iraníes deben dejar el Reino Unido en las próximas 48 horas”, dijo Hague al Parlamento.

“Hemos cerrado la embajada británica en Teherán. Decidimos evacuar a todo el personal y en estos momentos el último de nuestros empleados británicos ha dejado Irán”, añadió.

Francia, Alemania y Holanda dijeron que iban a llamar a sus embajadores a consultas. Alemania informó que ofrecerá asumir las tareas consulares en nombre de los británicos en Teherán.

Esta es la peor crisis entre Gran Bretaña e Irán desde que restablecieron sus relaciones diplomáticas en 1999, 10 años después de la fatua emitida por el ayatolá Ruhollah Khomeini para matar al escritor Salman Rushdie por su libro “The Satanic Verses” (Los Versos Satánicos).

Hague añadió que es “iluso” pensar que las autoridades iraníes no pudieron proteger la embajada y que el asalto hubiera podido producirse sin “cierto grado de consentimiento del régimen”.

“Esto no equivale a la ruptura de relaciones diplomáticas en su totalidad. Es una acción que reduce nuestras relaciones con Irán al nivel más bajo compatible con el mantenimiento de las relaciones diplomáticas”, explicó.

La televisión estatal iraní citó a un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores calificando el cierre de la embajada iraní en Londres de “apresurado”.

“Naturalmente, el Gobierno de la República Islámica de Irán adoptará más medidas apropiadas sobre este asunto”, agregó.

PELEAS INTERNAS

Las negociaciones sobre el programa nuclear iraní están ahora “muertas”, dijo Ali Ansari, director del Instituto de Estudios Iraníes en la Universidad de St. Andrews, en Escocia.

“Los iraníes tienen una montaña que escalar. No creo que entiendan completamente lo difícil que se les ha puesto”, añadió. “Estamos entrando en un periodo de contención y cuarentena. No creo que estemos en una confrontación militar, pero estamos en un periodo de contención”, comentó.

El ataque también revela la profundización de las divergencias entre la élite en el poder en Irán sobre cómo afrontar el aumento de la presión internacional a medida que las sanciones se hacen notar cada vez más en una economía ya estancada.

Además, parece ser una maniobra de los conservadores que dominan el Parlamento para obligar al presidente Ahmadinejad a escuchar su exigencia de expulsar al embajador británico.

Ahmadinejad y sus ministros no han mostrado voluntad de llegar a un compromiso en su negativa a detener el programa nuclear iraní, pero han tratado de mantener las conversaciones abiertas para limitar las sanciones impuestas.

Occidente cree que el programa tiene como objetivo fabricar una bomba atómica, algo que Teherán niega.

“Este incidente ha sido planeado por elementos que no se oponen de por sí a las negociaciones, pero quieren que paren simplemente por sus pequeñas luchas políticas”, afirmó Trita Parsi, un experto en las relaciones entre Occidente e Irán que vive en Estados Unidos.

“La campaña para expulsar al embajador británico vino del Parlamento, que está encabezado por Ali Larijani”, explicó. “Cuando Larijani era el jefe negociador nuclear, Ahmadinejad llevó a cabo una campaña similar contra las negociaciones”, agregó.

Ahmadinejad estaba considerado como un protegido del líder supremo ayatolá Ali Khamenei, pero este año ha afrontado retos de integrantes de la línea dura que temen que su facción amenace el papel de los clérigos en el sistema político surgido tras la revolución de 1979: uno parlamentario, con un presidente elegido directamente y supervisado por los poderosos religiosos.

Las declaraciones recientes de Khamenei de que la presidencia de elección directa podría ser sustituida por una de elección parlamentaria ha sido saludada por aquellos que quieren cortar las alas de Ahmadinejad.

Aunque la policía iraní al principio no detuvo a los manifestantes que se agolpaban en las puertas de la embajada, luego disparó gases lacrimógenos para dispersarlos y liberó a seis británicos retenidos por los manifestantes.

El ministerio iraní de Relaciones Exteriores expresó su pesar por “un comportamiento inaceptable de unos pocos manifestantes”.

La semana pasada, Reino Unido impuso nuevas sanciones financieras tras un informe del Organismo Internacional de Energía Atómica que sugirió que Teherán habría trabajado en el desarrollo de un arsenal nuclear.

En tanto, Italia dijo el miércoles que está considerando cerrar su representación diplomática en Teherán y convocará al embajador iraní para pedirle garantías para los diplomáticos del país.

El canciller italiano, Giulio Terzi, dijo además que el Gobierno decidirá junto a sus aliados europeos y Estados Unidos sobre un posible embargo de crudo contra Irán.

Reporte adicional de Hossein Jaseb y Mitra Amiri en Teherán, Adrian Croft en Londres, Parisa Hafezi en Estambul, Maria Sheahan y Sylvia Westall en Berlín; Roberto Landucci en Roma; Escrito por Jon Hemming; Editado en español por Patricia Avila y redacción de Madrid

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below