October 30, 2019 / 3:59 PM / 17 days ago

Las reliquias del brutalismo yugoslavo fascinan a la generación de Instagram

BELGRADOReuters) - Es imposible no ver la Torre Genex desde la autopista que va desde el aeropuerto de Belgrado al centro de la ciudad.

Foto de archivo del Monumento al Levantamiento del Pueblo de Kordun y Banija en Petrova Gora, Croacia. Feb 26, 2019. REUTERS/Marko Djurica

Sus dos bloques elevados, conectados por un puente aéreo y coronados por un restaurante giratorio cerrado desde hace mucho tiempo que se asemeja a una cápsula espacial, son una vista tan inusual que el edificio construido en 1977 se ha convertido en un imán para los turistas a pesar de años de abandono.

La doble torre es uno de los ejemplos más significativos del brutalismo: un estilo arquitectónico popular en los años 50 y 60 basado en formas toscas, en forma de bloques y fabricado con hormigón.

El brutalismo fue popular en todo el bloque oriental, pero la antigua Yugoslavia lo hizo propio, aprovechándolo como una forma de forjar una identidad visual entre Oriente y Occidente.

El interés por el estilo está aumentando, sobre todo a partir de una exposición celebrada en 2018 en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) llamada “Utopía en concreto: Arquitectura en Yugoslavia, 1948-1980”.

“Cada semana tenemos a decenas de personas interesadas en realizar nuestro recorrido en Yugo por los lugares de interés de la ciudad construidos entre los años 50 y 80”, dijo Vojin Muncin, gerente de la agencia de turismo Yugotour, que guía a los turistas por la capital serbia en Yugos, el antiguo auto de la ex Yugoslavia.

“La Torre Genex es una de las vistas más interesantes. La gente la ve desde el aeropuerto e inmediatamente llama su atención”, agregó.

Hoy uno de los pilares está vacío, mientras que el otro es residencial. El restaurante rotativo cerró en los años 90.

Deseosos por capitalizar el interés, las autoridades de Belgrado están considerando ahora abrir partes de otra obra maestra del brutalismo yugoslavo: el edificio del gobierno Palata Srbija, que actualmente solo está abierto una vez al año.

————————————————————————————————

Para ver ensayo fotográfico: reut.rs/2BAFEXf

CREANDO UN SUEÑO

Después de la Segunda Guerra Mundial, la Yugoslavia socialista dirigida por Josip Broz “Tito” se dispuso a reconstruir una tierra destruida por los combates. Inicialmente aliado de la Unión Soviética, rompió con Joseph Stalin en 1948.

Por todo el país hay bloques residenciales, hoteles, centros cívicos y monumentos construidos con hormigón.

Se suponía que la arquitectura mostrara el poder de un estado entre dos mundos: la democracia occidental y el Este comunista, buscando forjar su propio camino y crear una utopía socialista.

No obstante, después de que Tito murió en 1980 y se asentó la crisis económica, las nuevas elites trataron de distanciarse del régimen socialista, incluida su arquitectura. En 1991 comenzó una serie de guerras que llevó al colapso de Yugoslavia.

“Ahora ha pasado suficiente tiempo (desde que Yugoslavia se desmoronó) y la gente ha comenzado a apreciar la arquitectura de Yugoslavia”, dijo Alan Braun, profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Zagreb.

Según dijo, el estilo es único por su visible influencia occidental, lo que refleja la posición única de Yugoslavia.

Se planificó que las áreas residenciales tuvieran suficientes parques, cines, piscinas e, incluso, espacios de estacionamiento.

El Palata Srbija albergó a exlíderes mundiales como los presidentes de Estados Unidos Richard Nixon y Gerald Ford y los líderes rusos Nikita Khrushchev y Leonid Brezhnev.

Cada una de las antiguas repúblicas yugoslavas tenía su propio salón, con una sala central llamada sala de Yugoslavia. Muebles y alfombras fueron hechos a medida y algunos de los artistas más destacados crearon pinturas y mosaicos.

El exterior del edificio es de hormigón, pero el interior es de mármol. Su obra central es una lámpara de araña de cristal bajo de una cúpula de 19 metros que pesa más de nueve toneladas.

“Es una lástima mantener una obra maestra así fuera del alcance del público”, dijo Sandra Vesic Tesla, curadora del edificio.

Otros ejemplos de brutalismo yugoslavo incluyen los enormes monumentos que conmemoran la lucha contra el fascismo por parte de los partisanos de Tito, ubicados a menudo en dramáticos entornos rurales.

Muchas de esas obras de arte presentan un mal estado, como el monumento al levantamiento contra el fascismo en Petrova Gora en Croacia. Sin embargo, el monumento que conmemora en Tjentiste el asesinato de 7.000 personas a manos de los nazis fue renovado el año pasado.

Slideshow (2 Images)

Miodrag Zivkovic, un escultor de 91 años autor del monumento de Tjentiste, de 19 metros de altura, fue uno de los primeros artistas en la ex Yugoslavia en utilizar el concreto.

“Es un material estable, parecido a la piedra, pero es más fácil trabajar con él”, dijo.

“Para cada proyecto en aquellos días había un concurso nacional, y artistas de todo el país tenían la oportunidad de postularse, y esa competencia produjo calidad”, afirmó.

Escrito por Ivana Sekularac; editado en español por Carlos Serrano

Nuestros Estándares:Los principios Thomson Reuters
0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below